El SUPERAHORRADOR DE ENERGIA

Con motivo de la celebración, el pasado lunes, del Día Mundial del Ahorro de Energía, te queremos dar desde EMOI, algunos trucos para reducir tu gasto energético en tu hogar. Con unos pocos hábitos, se pude hacer mucho, tanto para tu ahorro energético, como por el medio ambiente. Tenemos que ser conscientes que en nuestros hogares gastamos, muchas veces, una cantidad de energía claramente innecesaria. ¿Te apuntas al ahorro energético? Toma nota:

  1. Reemplaza las bombillas tradicionales por las de bajo consumo. Las más antiguas consumen hasta 10 veces más electricidad que las bombillas más modernas y eficaces.
  2. Saca provecho de la luz natural. No enciendas tan pronto las luces de casa, saca partido a la luz que entra por las ventanas.
  3. En la cocina: prepara tus platos de manera inteligente. Tapa sartenes y cazuelas para tener una cocción más efectiva y sobre todo, rápida. Después de apagar tu vitrocerámica o el gas, saca partido al “calor residual” dejando la comida que se haga con dicho calor. No abras el horno continuamente: cada vez que abres el horno se pierden de 25 y 50 grados de temperatura. Con tu nevera, mantenla entre 5 y 7 grados y tu congelador a -18. Piensa que con cada grado que se baja, hay un 5% más de consumo energético.
  4. Utiliza electrodomésticos energéticamente eficientes. Al final del año, notarás en tu bolsillo un ahorro considerable en tu factura eléctrica. Además, mantén al día la revisión de todos tus aparatos eléctricos, así como la caldera, esto hará que su eficiencia sea máxima y su consumo, el adecuado.
  5. Desconecta los aparatos eléctricos cuando no los utilices. El “consumo fantasma” es más relevante de lo que piensas.
  6. No laves a mano. En contra de la creencia popular, lavar los platos a mano, consume más agua y hacemos trabajar también la caldera de agua caliente.
  7. Plancha de una sola vez. La plancha es uno de los aparatos eléctricos que más consume, dada la temperatura a la que tienen que llegar. Por tanto, plancha de una sola vez toda la ropa.
  8. Mantén una temperatura adecuada en casa: unos 20-23 grados en invierno y unos 22-25 grados en verano.

Esperamos que con estos sencillos trucos te conviertas en un “super-ahorrador de energía”

Y recuerda: la caldera de gas también consume energía, tanto eléctrica como de gas natural. Una caldera en malas condiciones, además de peligrosa, consume mucha energía. Ponte en manos de EMOI y cámbiate a una caldera de última generación.  En EMOI, S.A. te van a ofrecer la mejor solución para cambiar tu sistema de calefacción. Una experiencia de más de 30 años nos avala. Llama al 916 652 346 o mándanos un correo a comercializacion@emoi.es y nuestro equipo de comerciales te informará sobre nuestras ofertas y promociones en calderas y sistemas de calefacción, tanto domésticas como industriales.

 

Añadir nuevo comentario