BARCOS METANEROS

Cuando no es posible transportar el gas natural a través de gasoductos, es preciso hacerlo mediante transporte marítimo. El transporte por mar del combustible supone, primero, pasar el gas a estado líquido (gas natural licuado o GNL), cargarlo en buques específicos destinados únicamente a este fin, y su posterior entrega en destino para proceder a su regasificación.

A los buques específicos de carga de GNL se les llama barcos metaneros. ¿Por qué se carga el gas natural es estado líquido? La carga se realiza en estado líquido porque así disminuye su volumen unas 600 veces, lo que permite transportar una mayor cantidad de gas al ocupar menos espacio. En el interior de estos barcos se sitúan los tanques criogénicos donde se aloja el gas en estado líquido a una temperatura constante de -163 ºC, lo que supone un reto técnico de primer nivel. En este sentido, los barcos más modernos reducen el efecto boil-off, es decir, GNL que se reconvierte en gas. Esas cantidades mínimas de gas se suelen reutilizar como combustible para el buque y el resto es normalmente convertido en GNL.

Como ya se ha apuntado más arriba, cuando un barco metanero llega a puerto, su descarga se hace en plantas especiales donde el GNL pasa a estado gaseoso de nuevo. Dicho proceso se hace en plantas de regasificación. Finalmente el gas natural se inyecta en los gasoductos, que distribuyen el combustible por toda la red.

Curiosidad: Actualmente en todo el mundo hay unos 600 buques metaneros en constante movimiento. Por hacerse una idea, Naturgy tiene una flota de 12. Se trata de naves tan caras (construir uno cuesta unos 210 millones de dólares, si bien el precio fluctúa en función, entre otros factores, de la compra del acero) que su actividad se planea casi al minuto incluso desde antes de estar terminados: de este modo, pasan la mayor parte de su tiempo viajando para amortizar el precio de su construcción.

Por otra parte y para terminar, actualmente, por causa del conflicto de Rusia con Ucrania, Moscú podría cerrar sus cuatro gasoductos y obligar a Europa (en concreto, a los países situados más al este) a comprarlo en su forma licuada trasportado en buques metaneros desde Estados Unidos o Qatar.

Añadir nuevo comentario