BIENESTAR EN EL TRABAJO (Clima Laboral)

El trabajo es una faceta muy importante en la vida de las personas pues gran parte de nuestro tiempo lo pasamos en nuestro puesto de trabajo. Además, gracias a la actividad laboral, las personas obtienen una serie de compensaciones económicas, psicológicas y sociales. En este contexto, las organizaciones deben responsabilizarse en ir desarrollando estrategias encaminadas a mejorar el bienestar laboral de sus trabajadores.

Sin embargo, a causa de la crisis que estamos sufriendo por la pandemia del coronavirus, el bienestar en el trabajo se ve seriamente amenazado. El clima de inseguridad laboral que se está viviendo en nuestro país, así como en el resto del mundo, produce unos niveles de estrés muy altos, que están afectando la salud física y psicológica de los trabajadores. Estrés que se ve incrementado por los peligros que entraña el propio virus.

Pero ¿Qué se entiende por bienestar laboral? Lo podríamos definir como el mantenimiento del más alto grado de bienestar físico, mental y social que experimenta el trabajador hacia su labor en la empresa. El bienestar laboral abarca diferentes aspectos relacionados con el trabajo, como son, los horarios, el sueldo, el ambiente laboral, los beneficios y servicios, las posibilidades de ascensos y las relaciones humanas, entre otras.

¿Niveles bajos de bienestar laboral pueden perjudicar el desempeño laboral de los trabajadores? Es obvio que un trabajador desmotivado, y alienado de su tarea tendrá un nivel de desempeño laboral bajo y esto hará que la organización sea menos competitiva o productiva.

¿Qué pueden hacer las empresas para aumentar el bienestar laboral de sus trabajadores, a pesar de los recortes y la crisis económica provocada por el coronavirus? Tener clara la idea, por parte de los directivos y responsables de las empresas, que es precisamente el bienestar de los trabajadores, lo que consigue un nivel alto de implicación de éstos, y lo que estimula un desempeño excepcional y en consecuencia, unos resultados de la empresa óptimos. Así las organizaciones deberían proporcionar a sus trabajadores: unas condiciones de trabajos seguras y saludables, promover la creatividad, facilitar la participación en la toma de decisiones relacionadas con su trabajo, invertir en la formación y desarrollo humano de las personas, unos salarios adecuados, facilitar unos horarios que permitan conciliar la vida familiar con la laboral, un plan de ascensos y una política de empresa que no provoque en los empleados un ambiente estresante con relación al ambiente de inseguridad laboral.

Es el reto de las empresas: encontrar el equilibrio entre bienestar de sus trabajadores y competitividad, y así conseguir:

1.-Mejorar la productividad de los empleados. Un clima laboral malo genera conflictos y que no se alcancen los objetivos.

2.-Generar un sentimiento de pertenencia a la empresa en los empleados: cuando las personas sienten que su trabajo sirve para algo más que para generar dinero a la compañía, su compromiso aumenta.

3.-Un buen ambiente de trabajo o un clima laboral positivo genera para el empleado un especie de  “salario emocional

4.-Que cuidando el clima laboral de nuestra organización retengamos una fuga de talento.

 

Añadir nuevo comentario