DIA INTERNACIONAL DE LA CAPA DE OZONO

Hoy viernes 16 de septiembre se celebra El Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono, en el cual se conmemora la firma del protocolo de Montreal de 16 de septiembre de 1987 relativo a la prohibición del uso de sustancias que dañen la capa de ozono: El tratado se enfoca en la eliminación de las emisiones mundiales de sustancias agotadoras de la capa de ozono. El tratado propone la reducción en su producción y consumo hasta llegar a su eliminación.

¿Qué es la Capa de Ozono?

La Capa de Ozono es un manto de gas muy frágil formado por ozono natural. Dicha capa se sitúa entre los 15 y 30 km de la superficie terrestre, actuando como un escudo natural contra la dañina radiación UV-B emitida por el sol. La Capa de Ozono evita que los rayos UV-B nocivos lleguen a la superficie de terrestre en cantidades que serían perjudiciales para la salud y el medio ambiente del planeta.  La Capa de Ozono ha estado y sigue estando expuesta a los efectos nocivos de la actividad humana en la tierra en las últimas décadas, por el uso indiscriminado de determinadas sustancias químicas. En este sentido, nos debemos felicitar por el esfuerzo que se ha hecho por reducir el llamado “agujero de ozono” y que era el signo más evidente de su destrucción, y el consiguiente peligro para la humanidad. Hoy, años después de la firma del Protocolo de Montreal, se puede decir que la capa de ozono se está recuperando para seguir protegiendo la vida en el planeta.

¿Cómo podemos seguir protegiendo la Capa de Ozono?

Con unos sencillos gestos podemos seguir cuidando de nuestro planeta:

  1. Reduce el uso de aerosoles por otros envases similares.
  2. Utiliza el transporte público todo lo que puedas.
  3. Limpia tu casa con productos libres de tóxicos. Apuesta por lo ecológico.
  4. Compra productos de KM 0 (que recorran menos de 100 Km hasta el punto de venta) y de temporada.
  5. Ahora más que nunca, planta un árbol: Se ha demostrado científicamente que los árboles inhalan la contaminación, este estudio señala que en las zonas arboladas de los núcleos urbanos los niveles de contaminación disminuyen alrededor de un 20%, y que se debe a que principalmente son sus hojas las encargadas de esta labor. Los árboles en fin, son un escudo natural para combatir el agujero de la capa de ozono y para eliminar la contaminación con la que habitualmente coexistimos.

 

 

 

Añadir nuevo comentario