EL GASOMETRO DE MADRID

¿Sabías que para paliar la seguridad de las calles madrileñas durante la noche, desde mediados del siglo XVIII, los vecinos tenían la obligación de encender entorno a sus casas faroles de aceite desde que oscurecía hasta la media noche? Pero desde el año 1765 se liberó de esta carga a los vecinos, convirtiéndose el alumbrado en un servicio público. En este primer alumbrado se utilizaba aceite; pero en la primera mitad del siglo XIX, el gas vino a sustituirlo como combustible.

Tras un primer ensayo en 1832, en marzo de 1846 se fundó la compañía Sociedad Madrileña para el Alumbrado de Gas, la cual debería garantizar el alumbrado por gas de calles y plazas. En 1848 el Ayuntamiento de Madrid cede unos terrenos cerca de la Puerta de Toledo (en lo que en aquellos tiempos eran las afueras de Madrid), en la Ronda de Toledo, para la construcción de la Fábrica de Gas destinada al alumbrado público de la ciudad de Madrid.

En julio de 1847, se iluminaron por gas las primeras calles de Madrid.  Los primeros en recibir el alumbrado por gas fueron los organismos oficiales, algunos palacios y lugares públicos como los teatros. Las primeras calles iluminadas fueron el Paseo y calle del Prado y la calle del Lobo. El aumento de la demanda de gas para el alumbrado, calefacción y algunas instalaciones industriales hizo que fuesen ampliándose las instalaciones. Si en 1876 la fábrica suministraba gas a 4.250 faroles, en 1929 todavía 21.000 focos públicos dependían de esta fuente de energía, pese a la creciente competencia de la luz eléctrica.

El gas, compuesto de hulla y resina, provenía –canalizado por cañerías instaladas en las calles- de la fábrica situada, como ya hemos dicho, junto a la Ronda de Toledo, conocida popularmente como el Gasómetro. Dicho complejo industrial ocupaba la manzana comprendida entre la Ronda de ToledoPaseo de las AcaciasPaseo de los Olmos y la calle Gasómetro. La fábrica contaba con varios hornos, de los cuales aún se conserva una chimenea, almacenes para el carbón (materia prima para la fabricación del gas), varios depósitos de almacenaje del gas (gasómetros), fragua, así como las oficinas de la empresa e incluso viviendas para los empleados. La fábrica del gas, fue una de las industrias madrileñas más importantes del siglo XIX; el popular gasómetro se convirtió en el primer eslabón de una cadena que junto con el ferrocarril hizo de la zona sur, el núcleo industrial de la ciudad.

En cuanto a sus usos, aparte del alumbrado público, el gas se utilizaba para el alumbrado particular, calefacción y funcionamiento de motores. En 1906, se producían en Madrid 13.283.751 m3 de gas, siendo sólo aventajada en España por la provincia de Barcelona.

Por último, decir que la sociedad, fue comprada por inversores franceses en 1856, y en 1917 fue incautada por el ayuntamiento, quien controló su administración hasta la creación en 1921 de Gas Madrid, SA ya de capital español.

Curiosidad: a principios del siglo XX, en los terrenos de la fábrica del gas con la presidencia honorífica del Rey Alfonso XIII y del Marqués de Viana fue creado el Real Aéreo-Club de España, siendo la sede de sus operaciones el Parque Aerostático conocido popularmente como Parque del Gasómetro. La inauguración oficial tuvo lugar el día 18 de mayo de 1905. El primer vuelo en globo aerostático sobre la capital despegó junto a la Fábrica de Gas. Sin duda este lugar fue escogido por la cercanía de la fábrica para el fácil suministro de gas. El vuelo fue todo un éxito y aterrizó en la provincia de Guadalajara.

 

 

 

 

Añadir nuevo comentario