GASODUCTOS SUBMARINOS

Los gasoductos son las grandes vías por las que circula el gas natural, entre países, y dentro de estos, entre las distintas regiones. Son las conducciones que acercan el producto a los grandes centros de consumo. Los gasoductos suelen discurrir enterrados, pero también pueden ser de tipo submarino, apoyados sobre el lecho marino.

Pero, ¿cómo se construye un gasoducto submarino? Para su construcción se utiliza un barco-plataforma donde alinea y suelda la tubería de acero, antes de tenderla sobre el lecho marino a gran profundidad. Es decir, según avanza el barco, el gasoducto se va introduciendo bajo el agua hasta que toca fondo, asentándose sobre tierra firme.

¿Qué características tiene el tubo? Se trata de un tubo de alta resistencia dadas las especiales características con las que tiene que interactuar. Se trata de tubos de 12 metros de largo y de un ancho variable de unas 24” con una alta capacidad de transporte. El tubo, como hemos comentado, para hacer frente a las duras condiciones submarinas, es preciso reforzarlo con una serie de capas protectoras, que son:

  1. Una capa de resinas epoxídicas, contra la corrosión,
  2. Otra capa de material adhesivo para fijar el revestimiento,
  3. Una capa de polipropileno para proteger al tubo de posibles golpes o rozamientos,
  4. Y por último, en zonas rocosas o de poca profundidad se lastra el tubo revistiéndolo de hormigón.

¿Cómo se suelda el tubo? En la cubierta del buque, en la nave de soldadura, se alinean los tubos y se procede a su soldadura. Una vez realizada la soldadura, se somete a un exhaustivo control de calidad mediante radiografía de la misma para verificar su calidad.

Una vez realizada la soldadura y revestida con las diferentes capas, como antes se ha explicado, se procede a hundir el tubo poco a poco (la velocidad de avance del barco es de unos 3 Km al día) hasta que se asienta sobre el lecho marino. En zonas cercanas a la costa o de poca profundidad, el gasoducto va enterrado, gracias a un barco draga que va excavando la correspondiente zanja y tapando con materiales seleccionados.

Como curiosidad, el gasoducto más largo del mundo se encuentra en el Mar del Norte, el Nord Stream, entre Rusia y Alemania. Se trata de dos gasoductos paralelos de 1225 Km y una capacidad de transporte de 27500 millones de m³ de combustible al año.

Añadir nuevo comentario