Historia de la Soldadura de Acero

Hoy vamos a hablar sobre el origen de la soldadura de acero. La soldadura existió de alguna manera desde hace siglos, más concretamente desde la Edad del Hierro y la Edad del Bronce. Evidentemente de una forma diferente: hay evidencias de una soldadura rudimentaria en el antiguo Egipto consistente en dos piezas de hierro unidas por presión y aplicando calor. Durante la Edad Media se desarrolla la profesión de herrero y evoluciona de manera considerable las uniones metálicas: mediante percusión y con unas altas temperaturas, gracias a hornos cada vez más eficientes. En este sentido, en 1540, Vannoccio Birnguccio publica el libro “De la pirotechnia”, que se considera el primer manual de metalurgia con descripciones precisas sobre la forja y la soldadura.

De todas formas, hemos de esperar hasta el siglo XIX para ver el desarrollo moderno de la técnica de la soldadura:

  1. Año 1800: el químico Sir Humphry Davy descubre el arco eléctrico entre dos electrodos de carbono, usando una batería eléctrica, aunque no se aplicó a la soldadura.
  2. A mediados de siglo se inventó el generador eléctrico que podía encender el arco eléctrico de forma indefinida, en sustitución de la batería (con un almacenamiento eléctrico finito)
  3. Año 1881, el francés Auguste De Meritens, fue el primero en utilizar el calor generado por un arco eléctrico, para unir las placas de plomo de las baterías de almacenamiento.
  4.  En 1885 se inventa la soldadura por arco gracias al desarrollo de los electrodos de metal por el ruso Nikolai Slavyanov.
  5.  Años más tarde, en 1890, el ingeniero norteamericano C.L. Coffin, descubrió un proceso de soldadura por arco usando un electrodo de metal recubierto que se convirtió en el precursor de la soldadura por arco eléctrico protegido.
  6. En 1900, el británico A.P. Strohmenger introdujo otra mejora en el proceso: recubrir los electrodos de metal con una fina capa de arcilla o cal, que proporcionaba un arco más estable y protegía la soldadura de oxígeno de aire.

Desde principios del siglo XX se han desarrollado técnicas cada vez más eficaces, precisas y rápidas de soldadura. Hoy en día, incluso se dispone de soldadura robótica, controlada por ordenador.

En EMOI, S.A. con una experiencia de más de 35 años soldando todo tipo de estructuras, somos especialistas en soldar gasoductos y cualquier infraestructura relacionada con el gas natural. Estos trabajos requieren de una precisión altísima y de unos estándares de calidad máximos por el peligro que entraña trabajar con gases inflamables.

EMOI, S.A. dispone de una plantilla de soldadores de acero homologados por los principales organismos de control de calidad, reconocida a nivel nacional, y que trabaja para las principales empresas suministradores de gas del país.

 

Añadir nuevo comentario