#PRL EXPOSICIÓN AL CALOR

Es normal que durante el verano se produzcan las olas de calor. Lo que no es habitual es que, en junio, cuando no ha empezado oficialmente el verano, se den unas temperaturas tan altas y de manera tan prolongada como la sufrida la pasada semana en prácticamente toda España. Los 40 grados se han superado con holgura en buena parte de España. Una temperatura peligrosa para realizar trabajos en la calle.

Trabajar al aire libre en verano puede resultar muy duro, especialmente durante episodios de “ola de calor”. En uno de los sectores, como es el de la construcción, donde prima el trabajo en el exterior, es necesario tener en cuenta medidas preventivas necesarias para evitar los llamados “golpes de calor” o el “estrés térmico en los trabajadores”

¿Qué es un golpe de calor? Un golpe de calor o hipertermia, es la pérdida por parte del cuerpo de la capacidad para regular su temperatura por causa de un exceso de calor.

¿A qué denominamos estrés térmico? Denominamos estrés térmico a la carga de calor que los trabajadores reciben y acumulan en su cuerpo y que resulta de la interacción entre las condiciones del medioambiente donde se encuentran trabajando, la actividad física que realizan y la ropa que llevan. Al trabajar en condiciones de estrés térmico, el cuerpo del trabajador se altera. Sufre una sobrecarga fisiológica, debido a que, al aumentar su temperatura, los mecanismos fisiológicos de perdida de calor (sudoración, vasodilatación periférica, etc) tratan de que baje la temperatura del cuerpo. Si esto no se consigue, se puede producir distintos daños para la salud del trabajador.

En definitiva, en el sector de la construcción, y en particular en obra civil, la exposición a condiciones climáticas adversas adquiere una gran relevancia por que, si no se toman las adecuadas medidas preventivas, se pueden producir accidentes indeseados, que pueden ocasionar daños cerebrales permanentes, con incapacidad para el habla o el movimiento, e incluso, la muerte.

Medidas preventivas esenciales en episodios de elevadas temperaturas:

  • Planificar los trabajos para evitar las zonas de sol. En todo caso, reducir la presencia del trabajador en aquellas. ¿Cómo?, con la rotación entre los compañeros o la rotación de los trabajos a pleno sol, a lo largo de la jornada.
  • Beber abundante agua tanto durante, como previamente al inicio de la jornada de trabajo.
  • Uso de ropa adecuada para la exposición a ambientes calurosos.
  • Uso de cremas solares para protegerse del sol.
  • Comer frutas y verduras y evitar las comidas copiosas, grasientas o con exceso de sal.

Medidas preventivas en los equipos de trabajo.

Cuando se usen máquinas en ambientes calurosos, asegurarnos de que cumplen con un adecuado mantenimiento preventivo, para evitar recalentamientos o que el polvo en suspensión (más probable en ambientes con baja humedad y muy calurosos) impida un funcionamiento adecuado de las máquinas y que su uso pueda resultar peligroso por el trabajador.

Por último, si trabajando en un ambiente caluroso nos sentimos mareados, con dolor de cabeza, sentimos náuseas, cansancio o elevación de la temperatura, abandonaremos el lugar de trabajo y llamaremos a emergencias.

La manera correcta de ayudar al accidentado sería intentar bajar la temperatura con agua y quitar la ropa para que el cuerpo ventile, además de evitar sujetar las posibles convulsiones.

El uso de mascarilla será obligatorio si no se puede mantener la distancia de seguridad. En este sentido: en obra y siempre que sea posible, distribuir el trabajo en diferentes puntos de la obra de cara a mantener la distancia de seguridad recomendada (2 m). Revisar diariamente la programación de los trabajos del día siguiente, para tener en cuenta este punto.

 

En EMOI,S.A. estamos plenamente implicados con la seguridad de nuestros trabajadores. En este sentido, durante el verano, venimos dando charlas informativas sobre la necesidad de tomar las necesarias medidas preventivas para evitar accidentes ocasionados por el calor en época estival:

  1. Informar y formar a los trabajadores sobre los riegos derivados de la exposición a ambientes calurosos. Incidiendo en el reconocimiento de los primeros síntomas relacionados con un golpe de calor.
  2. Procurar que todo trabajador esté convenientemente aclimatado al calor de acuerdo con el esfuerzo físico que vayan a realizar.
  3. La empresa procurará habilitar lugares de descanso frescos a la sombra, para que se pueda descansar cuando el esfuerzo físico al sol, así lo requiera.
  4. Disponer de agua fresca en abundancia.
  5. Planificar los trabajos para evitar las zonas de sol. En todo caso, reducir la presencia del trabajador en aquellas.
  6. Garantizar una vigilancia de la salud específica para aquellos trabajadores con algún problema de salud que pueda ser agravado por la exposición al calor.

 

Añadir nuevo comentario