PRL Y PICADURAS DE INSECTOS

Continuamos con la serie de artículos sobre Prevención de Riesgos Laborales y medio ambiente que iniciamos hace unas semanas con el artículo dedicado a trabajos con altas temperaturas. En esta ocasión, lo dedicamos a la Prevención de Riesgos asociada a picaduras de insectos.

No se trata de un riesgo menor y la empresa debe formar a su personal en la prevención de este potencial peligro, especialmente en lo referente a la identificación de riesgos y control de las medidas preventivas. Hacemos especial hincapié en los trabajadores alérgicos a picaduras, especialmente a avispas y abejas, que provocan en estas personas reacciones que pueden ser extremadamente graves, e incluso mortales y suelen aparecer de forma inmediata a los pocos minutos de la picadura. Se considera que entre el 15-25% de la población presenta sensibilización al veneno de avispas o abejas (himenópteros)

Medidas preventivas:

  1. El paciente alérgico debe estar advertido sobre el riesgo que corre y debe ser entrenado en el manejo del tratamiento adecuado (antihistamínicos), así como algún otro trabajador que esté adiestrado para administrarle la medicación adecuada en caso de presentar la reacción alérgica. La sintomatología más frecuente ante una reacción alérgica es: hinchazón de cara cuello y garganta; dificultad para respirar y mareo, entre otros. A pesar de administrar el tratamiento de urgencia o si no se dispone de él, será preciso llevar urgentemente a un centro de salud al paciente alérgico. Sería interesante como medida de prevención, que los trabajadores alérgicos a picaduras llevaran en lugar bien visible una pulsera o collar que alerten sobre su condición.
  2. Tener especial cuidado en obras que se desarrollen en un entorno natural, que en el entorno de obra no se encuentra ningún panal o nido de abejas o avispas. No debemos acercarnos al panal, y si lo hemos hecho accidentalmente, alejarnos con movimientos lentos.
  3. Extremar las precauciones al acercarnos a plantas que están floreciendo.
  4. Si bebemos en recipientes que contengan bebidas azucaradas, comprobar antes de ingerir el líquido, que no existan abejas o avispas en los bordes o en el interior.
  5. Al dejar ropa en el suelo tras una pausa, comprobar antes de ponérsela que no existe ningún insecto peligroso entre los pliegues.
  6. Si una avispa o abeja se posa en alguna parte de tu cuerpo, no intentes matarla ni espantarla; permanece quieto o haz movimientos lentos hasta que se aleje.
  7. Utilizar repelente de insectos.
  8. Evitar la utilización de perfumes.

Qué podemos hacer ante una picadura

  1. Si el trabajador es alérgico, aplicar urgentemente el tratamiento y llevarle a un centro de salud.
  2. Si el agujón está presente, retirarlo con un objeto de borde recto (ejemplo: tarjeta de crédito)
  3. Lavar el área afectada con agua y jabón.
  4. Cubrir la zona de la picadura con hielo si disponemos de él, o con agua fría.
  5. No debemos nunca: aplicar torniquetes, ni administrar ningún otro medicamento no recetado por un médico.

Medidas preventivas ante otra clase de insectos:

  1. GARRAPATAS: en zonas de vegetación densa, matorral, pastizales, extremar el cuidado ya que, la garrapata fijada al cuerpo no causa dolor y no la sentimos, siendo lo más frecuente que provoque una pequeña lesión en la piel afectada por la picadura. Si una garrapata nos pica es preciso extraerla lo antes posible ya que pueden transmitir enfermedades. Es preciso revisar con frecuencia la ropa y sobre todas las áreas no cubiertas por esta, sobre todo el pelo, ya que las garrapatas pueden trepar con mucha facilidad.
  2. URTICARIA POR PROCESIONARIA DEL PINO: ampliamente extendida en España, se encuentra en bosques de pino, cedros y abetos. La oruga procesionaria está rodeada de unos pelos urticantes que al dispersarse y flotar en el aire pueden producir irritación de la piel, nariz y ojos. La reacción alérgica más común se manifiesta en urticaria: la piel se inflama y sobre ella se forman ronchas rojizas. La mejor medida de prevención es evitar cualquier contacto con el insecto, con sus nidos y también con los árboles afectados por la plaga. Para ello, será conveniente, antes del desarrollo de los trabajos en campo, hacer una exhaustiva evaluación de cómo se encuentra el entorno de obra, referente a la presencia de insectos potencialmente peligrosos.

En EMOI, y durante los meses de primavera y verano fundamentalmente, se vienen desarrollando charlas informativas con nuestro personal de obra, referente a la prevención de riesgos asociados a las picaduras de insectos.

Añadir nuevo comentario