Seguridad Vial Laboral

En 2020 se produjeron en España un total de 72.959 accidentes de tráfico con víctimas, en los que fallecieron 1.370 personas y 6.681 requirieron ingreso hospitalario. Este es uno de los datos que ha hecho públicos la Dirección General de Tráfico (DGT), el pasado mes de agosto en su balance de fallecidos y lesionados en accidentes de tráfico ocurridos en España, tanto en vías urbanas como interurbanas, durante el año pasado.

Con este panorama de auténtico problema de seguridad y salud pública, se hace necesario a nivel general y, en particular, dentro de los Planes de Prevención de las empresas poner el foco en la Seguridad Vial Laboral. Y esto porque, un porcentaje nada desdeñable de los accidentes de tráfico, se deben englobar como accidentes laborales. La Seguridad Vial Laboral debe ser tratada como un pilar fundamental sobre el que actuar para conseguir mejorar las condiciones de seguridad y salud de los trabajadores/as. En este sentido, es necesaria la implicación de la empresa de cara a reducir este tipo de accidentes.

¿Qué es un accidente laboral de tráfico o accidente laboral vial?

Aquel que sufre el trabajador durante su jornada laboral o en el trayecto de ida y vuelta a su centro de trabajo (accidentes in itenere), y siempre que intervenga un vehículo en circulación.

Medidas preventivas relacionadas con la Seguridad Vial Laboral:

A continuación se describe una serie de medidas correspondientes al Plan de Seguridad Vial laboral, encaminadas a reducir el riesgo de accidentes en carretera; en este sentido es necesario implementar:

1.- Programas periódicos de puesta a punto de cada vehículo: protocolo de revisión de vehículos.

2.- Incidir en los elementos de seguridad activa y pasiva de los vehículos de la empresa, de cara a minimizar los riesgos. En este sentido, buena parte de la flota de EMOI cuenta ya con seguridad activa muy recomendable ya que corrige y avisa de posibles distracciones, entre otros: el Lane Assist, sistema que si el vehículo abandona el carril por una distracción, el Lane Assist avisa al conductor, dentro de los límites del sistema, mediante una señal acústica, una vibración en el volante o interviniendo en la dirección para corregir la marcha; o el Front Assist: el sistema de observación del entorno Front Assist controla la distancia hasta los vehículos precedentes y detecta situaciones donde la distancia es reducida y potencialmente peligrosa.

 3.-Plan sistemático de rutas: adaptar los desplazamientos necesarios a las rutas más seguras y las rutas más eficientes. Organización de los trabajos de cara a evitar desplazamientos innecesarios.

4.- Orden y limpieza en las furgonetas. Colocación de las cargas bien sujetas de cara a no desestabilizar el vehículo. Revisión diaria de este punto.

5.-Formación en Seguridad Vial: sensibilizar sobre la importancia de la seguridad al volante en todos los niveles jerárquicos de la empresa. Priorizar la formación, a aquellos trabajadores más expuestos a mayor nivel de riesgo. Incidir sobre la prohibición absoluta de tomar alcohol al volante. Formación en conducción en circunstancias metereológicas adversas.

6.-Concienciar, mediante charlas informativas, de las consecuencias del exceso de velocidad, la fatiga y la somnolencia, o las distracciones y el estrés, y cómo éstas pueden aumentar el riesgo de sufrir accidentes laborales de tráfico. En este sentido, en EMOI, venimos desarrollando un programa de sensibilización de carácter periódico, sobre los riesgos derivados del factor humano y cómo evitarlos.

Añadir nuevo comentario