SINDROME DEL CUELLO ROTO

El síndrome del cuello roto es un conjunto de síntomas que se asocian a un uso inadecuado del teléfono móvil. El signo principal de esta dolencia es el dolor cervical. Se trata de un problema cada vez más común a causa de una mala postura de cuello y cabeza mientras utilizamos nuestros dispositivos móviles. El problema es que llevamos la cabeza hacia abajo para mirar el móvil. Esto hace que en lugar de soportar el peso normal de la cabeza (de 4 a 5 kilos), nuestra columna aguante unos 12 kilos si la inclinación es de 150; 20 si es de 450; y 27 kilos si es de 600. Desde EMOI te queremos dar algunas recomendaciones para prevenirlo.

¿Por qué se le llama “cuello roto”?

Lo que en español conocemos como síndrome del cuello roto tiene otros nombres en inglés. La expresión más conocida para designarlo es “text neck”, que podría traducirse como “cuello de texto”, en clara referencia a los mensajes de texto que enviamos con el móvil o el uso que le damos relacionado con RRSS o internet.

Sintomatología.

El dolor que produce el cuello roto (causado por el uso inadecuado y prolongada de móviles y tablets), comienza en la región cervical y se extiende, por lo general, a los hombros y la espalda y se puede acompañar también de dolor de cabeza. En este caso particular, el dolor cervical tiene su causa en la posición de la cabeza: el problema de fondo en el síndrome del cuello roto, como ya se ha comentado, es la posición inadecuada de la cabeza. Esta se asocia principalmente al uso del móvil, pero lo que origina los dolores es la cabeza inclinada de manera anormal y forzada durante un tiempo excesivo.

Cómo evitar el Síndrome del Cuello Roto: el móvil siempre, a la altura de los ojos

Para evitar el síndrome del cuello roto, debemos mantener la pantalla del móvil o tablet a la altura de los ojos, como cuando trabajamos frente al ordenador. Para ello, alinea cabeza y espalda y dobla el brazo con el que sostienes el móvil, manteniendo el antebrazo pegado al tronco y aguantando la pantalla con la palma de la mano lo más alta posible. Si vas a teclear, dobla el otro brazo y mantenlo también pegado al tronco. Lleva los hombros hacia atrás.

Para relajar los músculos del cuello y espalada, puedes practicar alguna técnica de relajación 15 minutos al día, y así evitar cargar la zona de tensión.

Asociado a estas recomendaciones, habría que evitar ver el móvil mientras estamos andando, pues podríamos sufrir un accidente.

Añadir nuevo comentario