Trabajadores/as con Inteligencia Emocional

Históricamente los reclutadores de los departamentos de RRHH, han puesto el foco durante los procesos de selección, sobre todo, en las habilidades y competencias profesionales, dejando un poco de lado otro tipo de habilidades laborales (HHLL): llamamos habilidades laborales a las relacionadas con las habilidades sociales e inteligencia emocional, y que son aquellas que correlacionan con la propia persona y que no tienen que ver con su CV o conocimiento técnico.

Esto está cambiando en los últimos años ya que, cada vez más, en selección de personal, se piensa que un buen CV no es suficiente y son las HHLL de cada empleado los que marcarán la diferencia entre los candidatos a un puesto de trabajo. Algunas HHLL podrán ser evaluadas en la entrevista de trabajo, otras serán percibidas por los reclutadores y jefes, una vez se haya contratado al candidato.

¿Qué Habilidades Laborales podemos detectar como más importantes en un trabajador?

  1. Capacidad de adaptación. En un mundo en pleno cambio, la capacidad de adaptarse a cualquier circunstancia es una cualidad básica en cualquier trabajador. Cambiar de tareas en una misma empresa; teletrabajar cuando se ha trabajado siempre de manera presencial, son sólo algunos ejemplos de adaptación al cambio.
  2. Dejar que te enseñen: Tener capacidad de escucha, aprender de compañeros más veteranos o con más conocimiento en algún área en concreto. Saber trabajar en equipo. Ser flexibles y admitir que hay otras maneras de hacer las cosas. Reconocer los errores.
  3. Tener una actitud positiva: Ser proactivo, tener iniciativa, ser positivo. Creer que las cosas pueden salir bien. Ese tipo de personas se convierten en líderes en poco tiempo. Ayudar y  colaborar con los compañeros.
  4. Ser puntual: Parece un tema baladí, pero una persona impuntual dice mucho del trabajador y de la persona: el valor de la puntualidad es necesario para dotar a nuestra personalidad de carácter, orden y eficacia, pues al vivir este valor en plenitud estamos en condiciones de realizar más actividades, desempeñar mejor nuestra labor, ser merecedores de confianza. La falta de puntualidad habla por sí misma pues, de ella, puede inferirse con facilidad la escasa o nula organización de nuestro tiempo y la falta de planificación en nuestras actividades.
  5. Saber comunicarse: Tanto de manera escrita como verbal.  Saber decir lo que se quiere decir. No cometer faltas de ortografía en nuestros escritos, saber redactar, es algo básico para ganarse el respeto, y es nuestra carta de presentación ante los demás, que quizá, ni nos conozcan.
  6. Competencia en Seguridad y Salud: ser ordenado en nuestro puesto de trabajo, no dejar nada en el suelo que pueda ocasionar una caída. Conocer el plan de emergencia y evacuación de la empresa. En cuanto al COVID 19: tener la pauta completa de vacunación; guardar la distancia de seguridad; llevar mascarilla; lavarse con frecuencia las manos, y en general, cualquier otra medida de seguridad contra el COVID 19 que la empresa implemente, por nuestra seguridad y por la seguridad de nuestros compañeros.

Añadir nuevo comentario