VENTILACION Y COVID 19

Mucho se ha discutido sobre el comportamiento del SARS CoV-2, su supervivencia, propagación o transmisión. Parece que definitivamente, a nivel científico, existe consenso en que la transmisión de este coronavirus se realiza a través de aerosoles. Si consideramos esta forma de transmisión como central en este tipo de virus, la ventilación juega un papel fundamental como medida preventiva frente a la propagación del virus en ambientes interiores: de este modo evitaremos los contagios de una manera significativa. En este sentido el Real Decreto – Ley 21/2020 de 9 de junio de medidas urgentes de prevención y contención frente al Covid, así lo indica: la necesidad de adoptar medidas preventivas ligadas a la ventilación en los centros de trabajo.

¿Qué es un aerosol?

Una suspensión de partículas sólidas o líquidas en el medio gaseoso, generalmente el aire, con un rango de tamaño de nanómetros a varios micrómetros, que debido a su pequeño tamaño y bajo peso, pueden mantenerse en el aire durante mucho tiempo. Estas partículas pueden ser inhaladas, pueden impactar o depositarse en las mucosas o pueden penetrar a través de la piel y causar efectos adversos para la salud de las personas. En este sentido, un bioaerosol, es un aerosol cuyas partículas tienen su origen en fuentes biológicas: virus o bacterias, entre otros. La existencia de bioaerosoles, tanto en entornos laborales como residenciales, provoca un gran impacto en la salud humana: alergias, irritación y enfermedades infecciosas.

Transmisión del SARS-Cov-2

La OMS sostiene en la actualidad que la transmisión de este virus se produce principalmente por entrar en contacto con personas infectadas que, al hablar, toser o estornudar, expulsan gotitas (bioaerosoles) que permanecen en el aire el tiempo suficiente para ser inhaladas por otras personas: bajo determinadas circunstancias, se produce la infección de personas a más de 2 metros de distancia.

La ventilación como medida preventiva en espacios cerrados.

La ventilación es el proceso de renovación del aire de un local, es decir, consiste en proporcionar aire limpio exterior a un edificio o habitación. El aporte de aire exterior es fundamental para sanear el aire que se respira y diluir los contaminantes que se originan. Para que se produzca una ventilación operativa y eficaz, es necesario que la cantidad de aire limpio aportado sea adecuada y que ese flujo se distribuya eficientemente por toda la estancia, de manera que los contaminantes generados en las distintas partes del recinto se evacuen eficazmente. Una de las medidas más populares para medir la calidad del aire interior es emplear la concentración de CO2 ya que éste es un buen indicador de las emisiones de biofluentes humanos.

La ventilación de puede conseguir por medios naturales o por medios mecánicos o mixtos. Si se elige un sistema de ventilación mecánico, es necesario tener en cuenta, que para ser eficaz y no generar riesgos, debe ser instalado y mantenido de forma adecuada: limpieza periódica de conductos y filtros o recambio de los mismos cada cierto tiempo.

Por todo ello se concluimos que los espacios interiores adecuadamente ventilados reducen el riesgo de exposición a las partículas respiratorias infecciosas.

No obstante, a pesar de la importancia de la ventilación para evitar contagio por coronavirus, se deberá complementar con el resto de medidas preventivas, esto es:

  1. Uso de mascarilla
  2. Guardar la distancia de seguridad de al menos 1.50m
  3. Higiene de manos.
  4. Evitar el uso compartido de objetos,
  5. Reducir el tiempo de estancia en espacios cerrados o mal ventilados,
  6. Limpieza frecuente de superficies, equipos y herramientas.

En este sentido en EMOI, S.A. venimos impartiendo charlas informativas de manera periódica sobre las medidas de prevención frente al Covid-19.

Añadir nuevo comentario